Regla 60+30+10

  • La regla de oro de los diseñadores y expertos de decoración norteamericanos: la 60-30-10, que te asegura un diseño seguro y exitoso.
  • Los diseños de ambientes de las revistas de decoración resultan más balanceados y armoniosos y los colores están casi siempre invariablemente distribuidos en porcentajes de 60-30- 10.
  • Por eso, al decorar un ambiente, dividí los colores en porcentajes: asigná el 60% a un color dominante; el 30% de un color secundario y el 10% a un color empleado para acentuar.
  • La interpretación más directa y sencilla de la regla es que el 60% representa las paredes, el 30% representa el mobiliario y/o el piso y/o grandes cortinados, etc. y el 10% corresponde a los objetos de decoración (marcos, molduras, almohadones, accesorios de decoración, etc.). Pero no hay un absoluto, hay muchas maneras de hacerla funcionar.
  • Una distribución moderna e inteligente consiste en asignar el 30% pintando una pared de un color diferente del resto. Otra más audaz, por ejemplo, es igualar el color del piso y/o el cielorrasos con grandes cortinados que representen el 60%, haciendo que a las paredes les corresponda el 30%.
  • La combinación de colores más segura y sencilla es pintar las paredes con un color pastel o blanco matizado (E o F de nuestra carta) de tono neutro, lo que creará un ambiente espacioso y contrastarlas empleando colores más oscuros en el mobiliario (pardos, chocolate, etc) y más intensos en los accesorios (rojos, naranjas, verdes).
  • También, si se quiere lograr un ambiente más íntimo, se puede asignar a las paredes colores algo más oscuros o medios (C o D de nuestra carta) acompañadas de mobiliario muy oscuro y moderando el diseño con acentos muy claros en marcos, puertas y ventanas (E o F de nuestra carta).