Recomendaciones

  • Tené en cuenta el tamaño de la habitación: las habitaciones pequeñas se verán más espaciosas con colores pálidos frescos, mientras que las muy grandes parecerán intimas y acogedoras con colores cálidos medios u oscuros.
  • Recordá que, en general, los colores aumentan su intensidad con la superficie y que sobre las paredes parecerán más intensos que sobre los muestrarios por lo que, para este fin, se recomienda elegir uno o dos tonos menores. Evitá el blanco puro, excepto en ambientes minimalistas ultramodernos, porque resultará demasiado duro; en su lugar, es preferible elegir un blanco levemente matizado con un tono neutro.
  • Considerá la edad de las personas que ocuparán la habitación. Los colores suaves ayudan a dormir a los bebés, los colores neutros frescos pueden lograr relajar a un chico, un adolescente puede preferir colores más audaces como los azules vívidos, fucsias o verde lima y las personas mayores los colores neutros o terra cálidos con brillo atenuado (satinados o mate).
  • Probá los colores elegidos sobre paneles de cartón de 1m2 e luz para obtener una percepción real del color. El color más real es el de la luz natural diurna, mientras que el tono amarillo cálido de la luz incandescente acentuará los colores cálidos y neutralizará los fríos y el tono verde azulado de la fluorescente hará que colores cálidos parezcan apagados.
  • No elijas colores en ambientes vacíos donde virtualmente cualquier color se verá bien sino que, lo importante, es lograr una combinación armónica entre todos los elementos que estarán presentes: mobiliario, tejidos, recortes y detalles de decoración.
  • Tené en cuenta que aún los colores de una misma familia pueden parecer completamente descoordinados si tienen diferentes sub-tonos, por ejemplo, grises de sub-tonos contrastantes. Los colores complementarios se intensifican mutuamente, por ejemplo, si un beige es algo rojizo, el sub-tono será más notable visto cerca de un tono verdoso y los sub-tonos del gris se harán más obvios cerca de rojos, naranjas y amarillos. Esto es muy importante cuando se agregan detalles de decoración en un esquema que se desea lograr monocromático.