Fríos

"o Pasivos"

Son, en orden creciente de temperatura, los azules, púrpuras y verdes. Se integran al entorno con un efecto tranquilizante e invitan a la reflexión y a la meditación. Ideales para dormitorios, cuartos de estudio y baños. El azul es el más calmante, los púrpuras y violetas agregan un toque de sofisticación y el verde es el de mejor adaptación con otros tonos.

Sugerencias: elegí tonos más oscuros sólo en ambientes con mucha luz. Agregá detalles con tonos más cálidos como verdes o violáceos. Los colores fríos retroceden y agrandan los ambientes.