Cálidos

"o Activos"

Son, en orden decreciente de temperatura, los rojos, naranjas y amarillos. Están llenos de energía, irradian optimismo, invitan a la socialización y tienen un protagonismo dominante. Agregan vivacidad a áreas pequeñas y monótonas, estimulan la actividad y la creatividad y son ideales para cocinas, comedores y escritorios.

Sugerencias: creá un clima acogedor y da calidez a ambientes fríos y con poca luz con colores cálidos vívidos. Para no abrumar, limitá los tonos muy intensos. Los colores cálidos avanzan y achican los ambientes.